Pan de soda irlandés

Pan de soda irlandés súper espojoso

El pan de soda es feo, muy feo; y rico, muy rico que lo sepáis. ¡Y yo lo he hecho para demostrarlo!

El pan es un alimento básico y es tan básico que a mi me cuesta entender que se vendan panes tan malos por eso, de forma habitual me resisto a comer pan porque no suele hacer honor a su nombre. Por supuesto, hay algunos artesanos del pan que hacen y venden verdaderas maravillas, pero no están cerca de mi casa para mi desgracia.

Por eso, de cuando en cuando (no demasiado que se me malacostumbran en casa) hago algún pan y mi familia se pasa semanas suplicando que lo repita. Este de hoy es un pan que no lleva levadura sino bicarbonato y que tiene un aspecto feote que no invita demasiado. Sin embargo, el buttermilk que lleva hace de las suyas y lo convierte en un pan esponjosísimo.

Es típico de la festividad irlandesa de San Patricio así que yo os animo encarecidamente a que hagáis el aceite con balsámico de Guinnes para mojar el pan y así disfrutéis de la experiencia al completo. Tampoco os voy a engañar, no necesita la salsa, se basta y se sobra por sí mismo.

Tampoco os lo voy a pintar todo bonito con este pan de soda: si estáis a dieta será vuestra ruina total y absoluta. No se puede probar un poco, no se puede coger una pizquita. ¡Y encima le vas buscando las nueces, por si fuera poco! No os voy a describir más el asunto, probadlo que merece la pena al 100%, ya me contaréis.

Pan de soda irlandés súper espojoso

Pan de Soda Irlandés + Aceite con balsámico de Guinness

No es obligatorio hacer el aceite para untar el pan porque sólo está buenísimo, pero le da un toque irlandés extra.

  • Sirve: 5
  • Level: 1 hogaza

Ingredientes

PAN DE SODA

  • 500 gramos harina para pan
  • 50 gramos azúcar
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • ¾ cucharadita sal
  • 50 gramos pasas
  • 50 gramos nueces picadas
  • 1 huevo
  • 57 gramos mantequilla
  • 320 gramos buttermilk (o zumo de 1 limón + leche entera hasta alcanzar el peso)
  • 1 cucharadita ralladura de naranja
  • 1 cucharada miel

ACEITE CON BALSÁMICO DE GUINNES

  • Aceite de Oliva
  • 1 vaso Guinness (u otra cerveza negra)
  • 1 vaso azúcar moreno

Instrucciones

PAN DE SODA

  1. Echar en un bol la harina, la sal, el azúcar, el bicarbonato, las pasas y las nueces. Mezclar hasta que las pasas y nueces estén bien cubiertas.
  2. Añadir la mantequilla cortada en trozos pequeños y mezclar usando las yemas de los dedos. Reservar
  3. En otro bol, mezclar el buttermilk, la ralladura de naranja, la miel y el huevo. Batir bien hasta que quede uniforme y la miel esté disuelta por completo.
  4. Añadir esta mezcla a la de la harina y empezar a amasar en 4 o 5 veces, con descansos de un par de minutos entre medias (con el robot de cocina es mucho más sencillo).
  5. Pasar a una encimera enharinada y acabar de amasar.
  6. Hacer una bola, poner en un bol enharinado y dejar reposar un mínimo de 2 horas (o toda la noche) en la nevera.
  7. Precalentar el horno a 200º.
  8. Devolver la masa a temperatura ambiente y amasar un poco para que recupere su tamaño original. Redondear, dar un corte en forma de cruz con un cuchillo enharinado en la parte superior y poner en una bandeja de horno con papel vegetal.
  9. Hornear durante 40-50 minutos o hasta que esté bien dorado y al clavarle el pincho no salga manchado.

ACEITE CON BALSÁMICO DE GUINNES

  1. Mezcla la cerveza y el azúcar moreno en un cazo. Llevar a ebullición y después bajar el fuego.
  2. Reducir a fuego bajo durante 1 hora, removiendo de vez en cuando y controlándolo constantemente porque sube y se desparrama.
  3. Dejar enfriar por completo.
  4. En un cuenco, servir un par de dedos de aceite de oliva. Echar dentro una cucharada de balsámico de Guinness y ¡a untar el pan!

Pan de soda irlandés súper espojoso

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *