TRÍPODE PARA FOTOGRAFÍA GASTRONÓMICA: 6 COSAS A TENER EN CUENTA

En las dos últimas semanas, cinco personas me han preguntado por trípodes: dudas, consejos, qué uso yo… Así que mi post de este martes va un poco orientado a todo ello, a recoger lo que creo que puede servir de ayuda (a ellos y a cualquier otro ser interesado en la fotografía gastronómica), dándoos unas nociones de lo que de verdad importa a la hora de comprarse un trípode.

De cualquier modo, si queréis saber qué material tengo yo o qué os recomendaría, no dudéis en mandarme un email y os lo resolveré encantadísima.

5 deliciosos sándwiches con queso que te harán babear

1-CARGA

Lo primero a tener en cuenta es cuánto pesa la cámara que vas a engancharle. No os olvidéis de añadirle el peso de los objetivos y las baterías que luego nos llevamos disgustos y se parten las piezas, se va la cámara al suelo y demás desdichas posibles.

2- ALTURA

Lo ideal para mi es que no mida por debajo de 160cm, pero esto al final dependerá de las necesidades de cada uno. Si vuestra cámara no es Full Frame y tenéis problemas porque todo se ve “muy cerca” plantearos invertir en un trípode con altura suficiente para que las tomas cenitales no es den más jaqueca de la que ya os dan.

Tened en cuenta también que aunque tengan columna central extensible, cuanto más la subáis más inestable va a ser.

Trípodes para fotografía gastronómica

3-ABATIBLE O NO ABATIBLE

Para fotografía gastronómica es muy interesante que puedas hacer fotos cenitales con el trípode. Eso sí, hay gente que se vuelve loca con este tema y acaba lanzándose de cabeza a por los trípodes de cierta marca italiana de cuyo nombre no quiero acordarme sólo por su columna abatible y sin pensar en ninguna otra característica.

Sin embargo, las posibilidades no acaban ahí. Yo, por ejemplo, trabajo con un trípode súper fuerte que me aguanta mi 5D Mark IV de sobra y tengo un brazo extensible muy resistente (que compré aparte) para las tomas cenitales. Me he ahorrado bastante dinero y tengo un equipo que aguanta el peso que necesito que soporte y mucho más.

Trípodes para fotografía gastronómica

4-MATERIAL

A veces leemos fibra de carbono y ya no vemos más allá de ello. Sí, la fibra de carbono mola mucho, pesa mucho menos y todo lo que queráis, pero igual no es tan necesario tratándose de un trípode de fotografía.

Cuando yo grababa cortos en la facultad con cámaras de cine y televisión, sí merecía la pena coger trípodes de fibra de carbono porque el tamaño los hacía insoportablemente pesados si no eran de dicho material. En fotografía, os merece la pena más invertir en otras características.

Eso sí, plástico nunca. Sobre todo es importante que la zapata sea de metal (y la rótula al completo también si es posible) porque es lo que más toqueteamos y el plástico acaba cediendo.

Trípodes para fotografía gastronómica

5-RÓTULA DE BOLA O 3D

Se me van a echar encima unos cuantos compis de profesión por decir que me niego a usar rótulas de bola, pero yo soy así. La rótula de bola te hace ganar en rapidez, es cierto, pero la precisión que te da la rótula 3D, con sus tres ejes y puntos de ajuste separados, no te la da ninguna otra. Para fotografiar comida, que suele hacerse en estudio y sin las prisas de “captar el momento”, la rótula 3D es la ideal.

6- EXTRA: ¿DE VERDAD NECESITO UN TRÍPODE?

Pues si vas a hacer fotografía gastronómica, sí. Si tienes un objetivo muy luminoso, una buena iluminación en tu lugar de trabajo y un buen pulso, quizás no lo utilices todo el tiempo. Pero piensa en esas fotografías con la miel goteando o las hojas de lechuga saltando por los aires. Ahí, tienes que tener un trípode o no conseguirás captar más allá de un borrón.

*Puedes descargar mi Guía Completa de Equipo Básico de Fotografía Gastronómica por sólo 3€

Guardar

Guardar

Guardar

Related Post

2 comments

  1. Hola, me puedes decir cual es el tripode que utilizas. Estoy buscando una soluccion “barata” porque soy muy principiante y todos los tripodes con opcion brazo cenital son carissimosss!!!

    • Hola, Daria!

      Me encanta poder ayudaros!!

      La verdad es que soy una fotógrafa poco convencional y no me gusta demasiado guiarme por marcas y, definitivamente, no creo que precio sea igual a calidad siempre.

      Yo siempre uso Cullmann porque me parecen los mejores en cuanto a relación calidad-precio; cuando empecé usaba uno más barato y ahora uno un pelín más caro porque es más resistente, pero para empezar te recomiendo el Cullmann Nanomax 460. A eso le engancho un brazo extensible porque no llegan a convencerme los trípodes abatibles ya que grabo mucho vídeo y me parecen poco estables.

      Este es el brazo que uso yo: http://amzn.eu/dLQW5RD

      Es súper resistente y rápido de enganchar y mucho más versátil que los que ya vienen incorporados al trípode.

      Espero haberte ayudado, ya me contarás.

      Un abrazo

      María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *